Un psicólogo infantil en Parla es capaz de poner remedio a los trastornos por depresión derivados de una situación de acoso escolar.

El acoso en las escuelas, también conocido como bullying, es una lacra social que exige una actuación firme por parte de padres, profesores y expertos pedagogos. Y es que no son pocos los casos de personas que llegan a la edad adulta arrastrando multitud de problemas de autoestima por el hecho de haber padecido este tipo de ataques durante su infancia.

Un psicólogo infantil en Parla no puede erradicar por sí solo el problema, pero puede ayudar a superar sus consecuencias. A continuación, y para que puedas conocer el acoso escolar un poco más a fondo, te contaremos las principales consecuencias de padecerlo.

La infancia es una de las etapas más delicadas de la vida. Sentirse despreciado durante la misma por tus compañeros de clase puede generar serios problemas de autoestima. Dichos problemas van a interferir en tu vida diaria, la cual afrontarás a partir de entonces con gran inseguridad.

En consecuencia, el acoso puede desencadenar miedo a la vida, que no es otra cosa que incapacidad a la hora de desenvolverse en entornos sociales normales.

Otra de las consecuencias comunes del bullying es no poder evitar calzar el papel de víctima. Situaciones o comentarios no hechos con mala fe van a hacerte sentir atacado, traspasando la responsabilidad de todos tus males hacia los demás.

Todo esto genera "marcas interiores", tal y como las cicatrices dejan marcas exteriores en la piel. Dichas "marcas" suelen desencadenar problemas de ansiedad y estrés, e incrementan las posibilidades de padecer trastornos y experimentar pensamientos suicidas.

Por fortuna, la ayuda de un psicólogo puede solucionar todos estos problemas a tiempo. Visítanos en Gabinete Psicopedagógico Estímulo, donde podemos ofrecerte la labor y experiencia de nuestros expertos en trastornos psicológicos infantiles.