Hay muchos motivos por los que una persona con responsabilidad legal sobre un niño puede buscar un psicólogo infantil en Parla: mal comportamiento provocado por cosas que ha visto o por carencias afectivas, trastornos agresivos, fracasos escolares, pérdidas familiares, inestabilidad en el núcleo familiar, etc.

En este artículo vamos a centrarnos en los problemas alimenticios de los niños. Los problemas con la comida en los niños siempre han sido aceptados como algo normal. De hecho, resulta extraño cuando un adulto afirma que su hijo come de todo perfectamente y sin problema. Sin embargo, muchos de los rechazos a ciertos alimentos pueden tener un trasfondo que va mucho más allá de un simple gusto en el niño.

Algunos pequeños necesitan de la ayuda de un psicólogo infantil en Parla para no sufrir trastornos o verse afectados por problemas con su alimentación. Recuerda que, a la larga, pueden acarrear consecuencias mucho peores: los trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia.

Actualmente, los medios de comunicación son una fuente muy potente de información que los niños reciben y asimilan como verdad absoluta, puesto que lo que ven forma parte de su realidad. Muchos niños, sobre todo los más pequeños y los que no han madurado todavía o son más vulnerables por la razón que sea, no son capaces de filtrar el contenido que ven. Por eso, si un adulto no come algo y este no ha explicado el motivo, asimila que no está bien comerlo. De la misma forma, si ve un personaje de una serie o un muñeco con unas medidas proporcionadas en su canon, asimila que ese es el correcto.

Si tienes a tu cargo a un niño con problemas de alimentación y precisas de un profesional en psicología infantil que estudie su caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros: somos Gabinete Psicopedagógico Estímulo.