Si buscas una consulta de psicología en Parla, es interesante que conozcas cómo gestionar adecuadamente un ataque de pánico para reducir sus consecuencias. Estamos hablando de la terapia cognitivo conductual, muy apropiada para tratar los casos de ansiedad generalizada. Es la que mejores resultados ha dado hasta el momento y la que más se ha estudiado a nivel científico.

Los expertos en la consulta de psicología en Parla saben de primera mano que cuando la ansiedad se descontrola, podemos vernos afectados por un ataque de pánico. La persona cree que pierde el control y, como consecuencia, se asusta, llegando a niveles máximos de terror. El ritmo cardíaco aumenta, se hiperventila y aparecen temblores e incluso aumento de temperatura.

La actuación más adecuada ante un ataque de pánico es tratar de tranquilizar al paciente, transmitiéndole la sensación de que no existe tal peligro, de que no está ante una situación extrema y de que lo que está ocurriendo no es grave. Lo fundamental es cambiar el foco de atención. Con ello desviamos la atención de los síntomas del ataque de pánico, logrando que disminuyan en gran medida.

Es de vital importancia seguir una serie de pasos:

1. Hacer que la persona en cuestión comience a pensar en otra cosa.

2. Ponerse a trabajar en algo para alejar nuestros pensamientos de los síntomas de la ansiedad extrema.

3. Si hay hiperventilación, tratar de respirar más lentamente. La técnica adecuada es la de coger aire lentamente por la nariz hasta hinchar el abdomen, mantenerlo en el abdomen durante algunos segundos y soltarlo lentamente por la nariz. Al practicar esta respiración repetidas veces conseguiremos reducir el ritmo cardíaco y poco a poco la respiración irá volviendo a la normalidad.

Desde el Gabinete Psicopedagógico Estímulo esperamos que esta información te haya resultado útil. No dudes en ponerla en práctica ante un ataque de pánico.